Cosas que la analítica de datos me enseñó

Comencé a trabajar en analítica de datos cerca del año 2009, específicamente en el área de escucha de redes sociales más conocida como Social Media Listening. Hoy es mucho más apropiado llamarla Monitoreo de Medios Digitales.

Durante todo este tiempo aprendí que la analítica de datos puede enseñarnos muchas cosas, pero sin duda, una de las más importantes es la de no perder la objetividad.

La analítica de datos y la posverdad

Cosas que la analítica de datos me enseñó
La analítica de datos y la posverdad durante la pandemia de Covid-19

Hablando de analítica de datos y objetividad, en tiempos complicados como los que estamos viviendo la verdad suele tomar diferentes interpretaciones. Incluso hasta en los temas que no deberían generar discusión ni división, porque en última instancia se supone que son pertinentes al bienestar general. Sobre esto venimos hablando bastante en Social News.

Analizando todo lo que se lee y escucha en los medios podríamos decir que estamos en los inicios de la década de la posverdad digital o posverdad amplificada por el ruido digital. En este escenario, para encontrar los hechos en su estado más puro posible, es necesario limpiar el ruido de la señal para poder obtener el dato entre medio de tanta información; la cual muchas veces es irrelevante y otras convenientemente manipulada.

Lecciones que nos dá la analítica de datos

¿A dónde voy con todo este preámbulo? Hoy estaba leyendo un excelente artículo de Diego Corbalán, donde el autor escribía:

La polémica por la expropiación/intervención de Vicentin revivió la grieta política argentina. Esta nunca se murió. Estaba descansando luego de una larga siesta que se extendió durante la cuarentena.

La grieta volvió a las redes de la mano de Vicentin

Tanto en el tema covid y cuarentena como en economía, política; elijan el tema que ustedes quieran, etc., cuanto más analizo los conversaciones digitales más encuentro el mismo patrón de conducta.

La objetividad está muerta

Sin importar desde que punto de vista se opine sobre un tema hay una realidad subyacente detrás de tanta conversación digital. La objetividad está muerta junto con la libertad de opinar sin ser etiquetado. Volviéndonos de esta forma en esclavos digitales, al despojarnos de la capacidad de libre albedrío bombardeándonos con sobredosis de información con el objetivo de que pensemos de las forma A, B o C en pos de los fines de quienes dirigen la pelea por la opinión pública.

Foto por EUCIM en Pinterest:
Aldous Huxley fue el escritor de un mundo feliz. 
Entre otros conceptos dejó el que dice: 
"El hombre es ahora víctima de su propia tecnología"

Algunas herramientas para mantenerse independiente ante tanta sobreinformación de forma de poder mantener las libertades individuales y colectivas en el mundo digital, vienen tanto de las enseñanzas del periodismo más puro como del método científico. Considerando a la analítica de datos como una herramienta fundamental en ambas disciplinas: escepticismo, objetividad y el rechazo a cualquier verdad absoluta son claves para poder mantenerse con la mente abierta y no caer en una de las trampas más frecuentes que nos pueden tender el ecosistema internet.

La analítica de datos versus la endogamia informativa

La endogamia informativa, a eso nos referimos, es la tendencia a reunirnos y por consiguiente consumir, grupos sociales e información que nos son afines. Además, se ve potenciada por los famosos algoritmos tanto de los buscadores, como de la redes sociales, que nos suelen acercar aquello que más nos identifica o también a eso que somos más permeables de aceptar. Finalmente, hay otro componente del comportamiento humano que nos fuerza naturalmente a esto; el sentido de pertenencia, que en el mundo online se traduce a reunirnos en comunidades que tienen intereses comunes a nuestro sistema de creencias.

Para combatir esta tendencia tanto natural como inducida, la analítica de datos moderna, con su capacidad de procesar grandes de volúmenes de información de múltiples fuentes en periodos de tiempo relativamente cortos, nos acercan más a ese dato despojado de las distintas variantes de información que pueden producir una vez que son reinterpretados. Por último, es necesario un esfuerzo de parte personal, la necesidad y también la obligación de leer y escuchar a todos estos intérpretes, ya sea que nos sean afines o no, pero por sobre todo cuando chocan fuertemente contra nuestro sistema de creencias.

Algoritmos e inteligencia artificial

Esto nos fuerza tanto a tener el pensamiento abierto como a entender la postura del otro. Uno de los grandes desafíos acompañan a la humanidad desde que se levantó en dos pies hace millones de años y se puso a caminar el mundo. El otro, será establecer un marco ético de uso de los algoritmos y primeros indicios de inteligencia artificial que hoy sirven tanto para el progreso, como tratar de influir en lo que pensamos. Sin duda alguna, un tema para ver en otro post.


Quizás también te interese 👇

Dejá tu comentario